lunes, 13 de diciembre de 2010

Nunca me aburro volando

No creo que pueda esconder un arma en mi pase de abordar. Pensé en una cuchilla plana y afilada, si. ¿plástica o cerámica? De cualquier modo sería más práctico meterla en algún libro. "Coloque su pase de abordar en los rayos x", que mierda. El retraso que llevaba por el trafico causado por las peregrinaciones me dio poco tiempo para pensar en ese instante. El despegue nocturno desde el DF fue, definitivamente. lo mejor del día. Me hizo recordar la enorme cantidad  de energía no renovable que se utiliza la maldita ciudad. Que bellas son todas las ciudades y pueblos desde el aire. Solo desde él y de noche. ¿Pero cuánto gasta el gobierno en alumbrado público? ¿Porqué el país esta lleno de pequeñas comunidades separadas pro unos cuantos kilómetros entre si? Conté sólo 9 postes de luz en muchas de ellas. El periférico de Mérida parece una muralla de asfalto, me gusta. Aterrizamos, bajamos del avión y el clásico golpe de humedad atmosférica del sureste. Olvidé mi computadora en el avión, y me di cuenta mientras esperaba mi equipaje. Lo alegre de la historia es que la recuperé, está aquí conmigo y juntos escribimos sobre otro grandioso día Puebla-México-Mérida.

3 comentarios:

Guerrero dijo...

Puedo preguntar por qué tanto viaje?

La ciudades se ven más bonitas de noche, la luz artifical les da un toque de magia, pero deberían mejorar el sistema claro.
Que bueno que recuperaste tu computadora, debió ser mortal cuando te enteraste... pero son las cosas sencillas que dan el sabor a la vida.

saludos

ODCYT dijo...

Jajaja te cagaste!!, antes di que no desaparecio en una peda en un campamento rodeado de mujeres! jajajaja... eso de meter el boleto a rayos X es la onda jajajaja, seria mas facil armarse una bomba y meterla en una lap que llevar una navajita en el boleto... ja, dando ideas a terroristas como buen musulman XD

Guerrero dijo...

Feliz año, éxito en lo que viene!!
Un abrazo