domingo, 29 de noviembre de 2009

Les presento a... Olegario


El increíble robot seguidor de luz que no soporta su propio peso.

Pero bueno, al menos reacciona a la luz según el plan. Esas antenitas son resistencias que disminuyen o aumentan sus valores dependiendo de la intensidad de la luz (LDR's). Si la luz llega por la izquierda, por ejemplo, el LDR deja pasar más corriente de las pilas hacia la terminal de un transistor. El transistor sólo se activa con cierta intensidad en la corriente y cuando tiene la suficiente activa el motor de la derecha. Lo mismo sucede en el lado contrario. En teoría (si, en la puta teoría) esto hace girar todo el robot hacia la fuente de luz.

Cumplí mi sueño de hacer un BEAM, sólo por eso lo perdono.

1 comentario:

Román V. dijo...

Yo quiero uno. Lo quiero de regalo de cumpleaños. Mi cumpleaños es mañana.

:)

Como odio las teorías man, pocas cosas salen exactamente como fueron teorizadas. No sé cuantos libros de física he pateado cada fin de año escolar.

un saludo!