domingo, 8 de mayo de 2011

No me va tan mal en universos paralelos.

Lloré sin un motivo claro mientras hacia un examen de ecuaciones diferenciales. Estaba en blanco y me salí a  mitad de la clase. Caminé por los pasillos con los ojos rojos y saludando a los conocidos que subían las escaleras. Me tranquilizó un mensaje de texto al salir del edificio, di unos pasos por la universidad y me dije "¿que chingados te pasa?". Después de comer, por primera vez en el día, me di cuenta de que, como suele sucederme, me había puesto mal por nada. Lo he dicho siempre; el amor y la hipoglucemia me van hacer pedazos.

1 comentario:

Román V. Manzo dijo...

a todos, Rodo. A todos nos harán... hacen pedazos.

:c